En el importante aunque discreto valle de Benasque, en el corazón de la provincia de Huesca y en las faldas de los Pirineos, tenemos la oportunidad de ver cómo los diferentes regueros del Glaciar del Aneto descienden hasta ocultarse. Anterior a esto tendremos la oportunidad de observar y traspasar la preciosa pradera del Plan de Aiguallut, la cual es fácilmente identificable por su peculiar recorrido zigzagueante hasta escurrirse por la magnánima Cascada de Aiguallut, volviendo a la vista poco después sobre la Val de Arán, situada en la cuenca del no tan caudaloso río Garona, el cual a su vez acaba desembocando en el mar Atlántico, concretamente en Burdeos, población de nuestro país vecino.

Imaginar un sumidero en que de manera mágica desaparecen las aguas del deshielo que bajan de los valles pirenaicos. En el Forau de Aiguallut, en el valle de Benasque, a los pies de los altos Pirineos, ante la mirada de los Montes Malditos, las aguas del río Ésera, nacidas en los glaciares del Aneto y la Maladeta, desaparecen en un sumidero kárstico tras saltar energéticamente en cascada. ¿No es esto magia? Pasan en ese momento a un mundo subterráneo, para reaparecer 3,6 km, al otro lado de la cordillera en el Valle de Arán, y desembocar en el Atlántico, siendo las únicas aguas de Aragón que no acaban en el Ebro y de ahí al Mediterráneo.

Podemos realizar una excursión a este sumidero mágico desde La Besurta. En verano tendremos que coger un autobús (la barrera se encuentra bajada) desde Benasque o desde el aparcamiento de Llanos del Hospital. Una opción es continuar la excursión desde Forau de Aiguallut al Ibón de Coll de Toro.

Cómo llegar a La Besurta

Con el objetivo de poder tener semejante experiencia deberemos empezar en  Benasque para dirigirnos hacia los Llanos del Hospital a través del camino A-139, el cual se hace peatonal durante el verano. Si este es el escenario, deberás caminar durante poco más de una hora o, por el contrario, tomar alguno de los autobuses periódicos que te llevarán hasta La Besurta.

Ruta Aiguallut

Una vez en La Besurta deberás continuar hasta toparte con un puente bastante discreto hecho exclusivamente con madera, continuando hasta llegar a nuestro destino final: La Renclusa/Aiguallut. Si caminas 40 minutos más después de avistar una extensa y preciosa pradera, podrás contemplar la majestuosidad del Forau de Aiguallut, estando en sus alrededores una imponente cascada que nos ofrecerá las mejores vistas posibles de la cordillera pirenaica, concretamente del Pico Aneto.

Tras sobrepasar este salto de agua, estarás ante más de dos decenas de hectáreas de pradera, donde varias corrientes de agua transcurren en perfecta sintonía, descendiendo desde el Glaciar de Aneto y del Barranco de la Escaleta. Este lugar es único, y no deberías perdértelo.

Una vez hayas andado unos minutos más, podrás tumbarte y disfrutar lo maravilloso de la paz y la tranquilidad que ofrece estar en un contacto tan íntimo con la naturaleza que te rodea.

LEE TAMBIÉN:

Opt In Image
Guía para hacer la Senda Pirenaica

¡Descárgate gratis! la guía rápida con todo lo que debes saber antes de acometer la Senda Pirenaica-GR11