El Pacific Crest Trail recorre las cadenas montañosas que dividen la costa oeste y el resto de la nación. Hay mucha historia vinculada a esta ruta y ofrece un trekking muy interesante.

Historia de Pacific Crest Trail

Este sendero, el Pacific Crest Trail, que abarca desde la frontera con México hasta la frontera con Canadá, fue utilizado por los colonos en el siglo XIX en busca de mejor vida en California, Oregón y Washington. Este trekking de 4.286 kilómetros ofrece una variedad de entornos que incluyen desde los secos y calurosos desiertos a las enormes montañas apiladas una detrás de la otra. Como la mayoría de los colonos venían del norte, el área de senderos que encontraron fue muy montañosa. Mientras que los excursionistas de hoy encontrarán una ruta hermosa y desafiante, de gran variedad de entornos y paisajes.

Irónicamente, el Pacific Crest Trail es realmente un nombre relativamente moderno. Antes de 1993, se conocía como una colección general de senderos que recorrían la ruta con partes de senderos como el Sendero John Muir, entre otros.

Pacific Crest Trail / Foto: David Fulmer (vía Flickr)

Pacific Crest Trail / Foto: David Fulmer (vía Flickr)

Pacific Crest Trail de aquí para allá

Recorriendo de frontera a frontera, pocos excursionistas han intentado caminar todo el sendero de una sola vez —entre otras cosas, porque a menudo tenemos que hacer esta cosa extraña llamada trabajo—. No obstante, un viaje de México a Canadá, caminar más de 4 mil kilómetros, será posiblemente una experiencia vital. Imaginémosla.

Habiendo pagado sus facturas con unos meses de anticipación, se dirigiría a la frontera de EE. UU.-México justo al oeste de la ciudad de Campo. Allí encontrará cinco tablones de madera, sencillos, sin gran importancia, que marcan el comienzo del sendero. Mirando hacia el norte y recordando lo mucho que van a caminar esas botas, estás listo para comenzar.

Serpenteando hacia el norte, pasará por las montañas sobre Palm Springs, discurrirá a través del desierto de Mojave, caminará por los picos de Kings Canyon, llegará al oeste del lago Tahoe y finalmente se dirigirá a Oregon caminando por la autopista I-5. En el camino, caminarás por el monte Whitney y a través del Parque Nacional Yosemite. No está mal, ¿eh?

Mount Jefferson. Tomada durante el trekking del Pacific Crest Trail. / Foto: Ross Noble

Mount Jefferson. Tomada durante el trekking del Pacific Crest Trail. / Foto: Ross Noble

En California, los senderos a través de Kings Canyon son simplemente impresionantes y te dejarán maravillado de la belleza de la madre naturaleza. Una vez en Oregon, girarás hacia el este a través de Ashford y luego te dirigirás hacia el norte. Tu próximo destino será Crater Lake y las montañas Three Sisters, caminando por viejos campos de lava. Dejarás atrás Oregon cruzando el Río Hood cerca de White Salmon, Washington.

Al llegar al tramo final, irás directo a Washington, al este de Olympia y Seattle, hasta llegar a la frontera con Canadá, justo debajo de Manning Park. Es un viaje largo, largo y estarás cansado de caminar, pero no de vivir intensamente en ruta. .

El Pacific Crest Trail es ante todo una experiencia vital, una belleza inigualable, y como muchos de los que lo han recorrido te dirían, un cambio en sus vidas.

Alma Salvaje. Pacific Crest Trail

Alma Salvaje. Pacific Crest Trail

Como aperitivo podéis ver la película “Alma salvaje”, dirigida por Jean-Marc Valléeen, en la que una joven recorre el sendero tras una experiencia personal en la que había tocado fondo.  Si sois más de lectura, también podéis leer el libro.