Ir a la montaña es una actividad muy recomendada por los beneficios que provoca en nuestro cuerpo y mente. Además, es muy positivo tanto en adultos como en niños. Por eso hoy queremos ver qué cosas hacen falta para disfrutar de un día al aire libre e incluso hacer alguna ruta de senderismo con niños.

Eso sí, no olvides que el senderismo con niños tiene sus desafíos. No es igual que ir con un grupo de amigos o con tu pareja. Pero no es misión imposible.

Te dejamos aquí nuestra particular guía para poder disfrutar del aire libre y de sus beneficios con los más pequeños.

Qué necesito para hacer senderismo con niños

Qué necesito para hacer senderismo con niños / Foto: Annie Spratt

Qué necesito para hacer senderismo con niños / Foto: Annie Spratt

Se necesitan muchas cosas: desde una buena vestimenta, hasta un “equipo de primeros auxilios” e incluso grandes dosis de imaginación. Y nosotros hemos hecho un mix de lo que pensamos que es más relevante.

1. Consigue que disfruten de la ruta desde el minuto 1

Solemos cometer un gran error cuando viajamos con niños y es entender el viaje como si fuera el un adulto. Nosotros (los adultos) solemos hacer senderismo con un fin (por ejemplo, ver un paisaje, el lago de al final del trayecto o disfrutar de una cascada) pero con niños no podemos ir con esa intención; ya que seguramente la experiencia para ellos no sea tan positiva.

Senderismo con niños: sorprende a tu hijo. / Foto: Dawn

Senderismo con niños: consigue que disfruten de la ruta desde el minuto 1 / Foto: Dawn

La ruta de senderismo debe ser una aventura desde el inicio y no solamente al final. Es decir, el destino no es lo importante. Para conseguir esto se pueden hacer muchas cosas: desde jugar durante el camino (el típico juego del “veo veo” puede ser útil) o también se puede intentar escuchar qué es lo qué dicen los pájaros. Te puedes inventar una sintonía con lo que pian, por ejemplo. Además, recuerda que los descansos son fundamentales para no provocar una fatiga en ellos.

Y también te recomendamos que elijas una primera caminata no muy complicada. Ya que aunque los niños están llenos de energía si los llevamos por colinas y caminos rocosos seguramente se cansen antes de lo previsto.




2. Sorprende a tu hijo

¿Qué es lo que suele pensar un niño de su papá o su mamá? Que es experto en todo, que es el mejor y que es un superhéroe. Así que, te sugerimos que salgas aprendido de casa con cosas que te puedes encontrar durante la caminata. Por ejemplo, estudia la fauna y flora para hablarle de las plantas que hay alrededor y comentarle para qué sirven (remedios naturales) o investiga un poco sobre los animales que hay escondidos muy cerca de vosotros. Puede ser emocionante para él pensar que se puede encontrar con alguno durante el camino.

Senderismo con niños: sorprende a tu hijo / Foto: Ewa Pinkonhead

Senderismo con niños: sorprende a tu hijo / Foto: Ewa Pinkonhead

Senderismo con niños: sorprende a tu hijo / Foto: Daiga Ellaby

Senderismo con niños: sorprende a tu hijo / Foto: Daiga Ellaby

3. Paciencia y flexibilidad

Piensa que viajas con niños, debes ser paciente y flexible. Es normal que se detengan para ver cualquier cosa que les llame la atención o que se entretengan por el camino. Debes plantear la ruta de senderismo como una especie de recorrido lleno de enseñanza en el que tu peque va a descubrir; y debes dejar que lo haga para que disfrute.

Por ejemplo, si haces una ruta por una zona con cascadas y ríos deberás ser consciente de los niños suelen quedarse fascinados por el agua y que, por lo tanto, seguramente se entretengan más y hagan más paradas. Al igual que debes ser paciente si hacen muchas preguntas sobre un animal o planta. Es algo normal.

Senderismo con niños: paciencia y flexibilidad/ Foto: Andrik Langfield Petrides

Senderismo con niños: paciencia y flexibilidad/ Foto: Andrik Langfield Petrides




4. Ten en cuenta la vestimenta

Antes de salir a hacer la “excursión” debes investigar qué tiempo hará. Saber las condiciones climatológicas es esencial. Los niños se enfrían mucho más rápido que los adultos, por eso hay que tener especial cuidado con ellos y abrigarlos un pelín más.

Además, ten en cuenta que se pueden mojar o ensuciar. Lleva ropa de recambio y también lleva alguna que otra prenda extra de abrigo por si tiene frío. Esto en el caso de que hagáis la ruta de senderimo con niños en invierno. El verano ten en cuenta la hidratación y la ropa de recambio por si se mojan o bañan en algún sitio.

Aunque no lo parezca la vestimenta es esencial. Si se encuentran secos y tibios se pueden convertir en unos superexploradores sin quejas de nada.

Y, dicho esto, más allá de lo ya comentado vamos a ver algunos consejos más específicos por edades. No es lo mismo hacer una ruta con un niño de 7 años que con un bebé de 6 meses.

Senderismo con bebés

Si eres un amante del senderismo y tienes un bebé seguramente quieras que éste disfrute del medio ambiente. Además, es muy positivo para ellos y para su sistema inmunológico.

Si tiene entre cero y doce meses será esencial ir con un portabebés o mochila portabebés. Es muy importante contar con una para poder moverte con él sin problemas. Y también será primordial que tú vayas con un calzado adecuado y con un ritmo moderado para no sufrir ningún tipo de percance en la ruta.

Senderismo con niños pequeños (1-3 años)

Senderismo con niños pequeños / Foto: Daiga EllabySenderismo con niños pequeños / Foto: Daiga Ellaby

Senderismo con niños pequeños / Foto: Daiga Ellaby




Son unos años perfectos ya que en esa franja de edad es cuando más quieren caminar. Están desarrollando esa habilidad y la quieren poner en práctica.

Podrás hacer la ruta con un carrito o con una correa para ayudarle en su trayecto (por si se cansan) o puedes optar por hacer una ruta corta.

Recuerda coger un par de calcetines extra ya que los charcos suelen llamar mucho la atención y prepararle una mochila para el solito. Como bien sabrás, les gusta tener sus cosas y llevar sus propias pertenencias.

Senderismo con niños (5-12 años)

Esa edad es mucho más sencillo a la hora de hacer senderismo aunque te recomendamos que le establezcas ciertas reglas. Por ejemplo: que no deben irse lejos y siempre estar a la vista de papá y mamá o que pueden andar un trozo grande y después detenerse a descansar hasta que la familia vuelva a ser visible para ellos.

Y estos con algunos de los consejos que os damos para hacer una buena ruta de senderismo con niños. Eso sí, tú conoces mejor que nadie a tu peque y puedes saber qué más cosas pueden ser esenciales para él. Déjate guiar por tu instinto maternal o paternal.

 

LEE TAMBIÉN:

SÍGUENOS: TRAVESÍA PIRENAICA está en Facebook



No Hay Más Artículos