Si hay un viaje que merece la pena hacer con toda la familia en cualquier época del año, es una ruta explorando los rincones y los pueblos del Pirineo. Este espacio natural, rico en sus diferentes características y regiones, nos sorprenderá a la que lo atravesamos. Así, es uno de los destinos más adecuados para viajar en familia, con los más pequeños de la casa; en pareja, descubriendo lugares increíbles; o en solitario, dejándose inspirar por el paisaje.

Los Pirineos: un paraje natural con todo y para todos y todas

Sus paisajes naturales, sus pintorescos pueblos, las actividades de aventura que ofrece y su gastronomía. Todos estos ingredientes hacen de este paraje un lugar único y de belleza inigualable. Descubre lo que te ofrece esta gran cadena montañosa que separa la península de Europa.

En este espectacular enclave podréis disfrutar de actividades tanto en invierno, pues es uno de los puntos de referencia para los amantes de las actividades deportivas relacionadas con la nieve; como en verano, momento en el que podréis disfrutar de agradables baños en cualquiera de sus espectaculares lagos o arroyos o de los cálidos rayos de sol en alguna de sus cumbres.

Pirineos franceses

Los Haute Pyrénées, los Pirineos franceses te ofrecen una gran variedad de atractivos naturales, culturales y deportivos.

En este espacio, situado en las inmediaciones de la frontera entre España y Francia, puedes visitar lugares como el Parque Nacional de los Pirineos, Lourdes, la ciudad medieval de Argelès-Gazost, Tarbes o Gavarnie.

Circo de Gavarnie. || by @rcampsf (Instagram) #travesiapirenaica #Pirineos #Pyrénées #Pyrenees #outdoor #senderismo #aventura

Una publicación compartida de Travesía Pirenaica (@travesiapirenaica) el

Los Pirineos franceses son el entorno ideal para los amantes del senderismo, pues cuentan con más de cien kilómetros de senderos totalmente señalizados, en los que disfrutar de la auténtica naturaleza.

Si queréis disfrutar con los deportes de aventura, solo tenéis que ir Saint Lary, principal punto de concentración de actividades como el rafting, hydrospeed o descenso de cañones.

Pirineos catalanes




Esta parte de los Pirineos comprende las comarcas de l’Alt Empordà, l’Alt Urgell, l’Alta Ribagorça, el Berguedà, la Garrotxa, la Cerdanya, el Pallars Jussà, el Solsonès, el Pallars Sobirà, el Ripollès y la Vall d’Aran.

Uno de los principales reclamos de esta área del Pirineo es el Parque Nacional de Aigüestortes y Sant Maurici. Es quizá el mejor punto de la cordillera para perderse entre lagos e ibones, caminando en alta montaña.

Además, la gastronomía de este entorno es un motivo más para hacer una visita a este territorio situado al norte de Cataluña y pegado a la frontera con Francia.

Pirineos aragoneses

Los Pirineos, a su paso por Aragón, recrean paisajes donde la naturaleza más silvestre es la principal protagonista. Sus pueblos, con una Historia que les convierte en únicos, son también una auténtica joya que no podéis dejar de visitar.

En esta parte de los Pirineos, la visita al Parque Natural de Ordesa y Monte Perdido es obligada, tanto en verano como en invierno. Y apuntar visita obligada en otoño cuando sus enormes valles tornan coloridos.

Las rayos de sol caen sobre el Valle de Ordesa || by @samusams (Instagram) #travesiapirenaica #Pirineos #Pyrénées #Pyrenees #outdoor #senderismo #aventura

Una publicación compartida de Travesía Pirenaica (@travesiapirenaica) el

La nieve también es protagonista en esta parte de la cadena montañosa, que cuenta con las famosas estaciones de Formigal, Candanchú y Astún.

El Monasterio de San Juan de la Peña, completamente integrado en la piedra, es otro de los imprescindibles en una visita a estas tierras. Tampoco puedes dejar de visitar localidades como Jaca, Canfranc o Lanuza.

Pirineo de Navarra

Este trozo de Pirineos se caracteriza por su pureza y variedad natural y cultural. Como joyas naturales, destacamos la Selva de Irati, Sorogain o las foces de Lumbier. También hemos de remarcar el valle de Belagua y la sierra de Leyre.

Los valles del Roncal y de Salazar merecen ser recorridos para pasear por sus tranquilos pueblos disfrutando del paisaje y de la tranquillidad. Especialmente, Ochagavía, en este último valle.

Además, especial mención merece el municipio de Roncesvalles, paso emblemático del Camino de Santiago.

Por último, si tienes ocasión, acércate a conocer uno de los quince hórreos que se conservan en la zona, en puntos como Villanueva de Aezkoa, Aribe, Aria, Orbaizeta, Garaioa y Garralda.

 



No Hay Más Artículos