¿Cuál es el problema con las botas de montaña? Aparte del hecho de que son caras, quiero decir. ¿Pero realmente necesitas comprar un artículo tan caro cuando recién está empezando?

“La respuesta es que sí.”

Tus botas de montaña, de hecho, son uno de los elementos más importante en tu equipo de senderismo. En el senderismo, usarás los pies con más frecuencia que cualquier otra parte de tu cuerpo y, por lo tanto, una razón más para que les brindes una amplia protección. Las botas de trekking que son robustas y pueden proteger tus pies de los caminos difíciles.

Sigue la guía  que te ofrecemos a continuación para obtener una lista de cosas que debes tener en cuenta al comprar tus botas de montaña:

Ese sentimiento de “solidez”

De esto se tratan las botas de montaña. Las buenas tienen esa sensación “sólida” en la parte inferior, lo que significa que no deberías poder sentir rocas o piedras a través de las plantas. ¿Qué pasa si puedes sentirlas? Bueno, tarde o temprano, después de muchos kilómetros en el camino, hay una gran probabilidad de que tus pies te comiencen a doler, y eso no es bueno, especialmente si aún tienes que recorrer los kilómetros finales antes de terminar tu jornada de senderismo.

Cuando compres un par de botas de montaña, prueba su solidez. Intenta presionar la planta de tu pulgar en la parte inferior. Si se siente suave, esas botas no pueden dar a tus pies la protección que necesitan. También puedes intentar torcer las suelas. Si puedes, entonces también es probable que sean demasiado suaves para ir de excursión.

Siempre recuerda que los senderos no son como el pavimento del frente de su casa. Son rocosos y si no llevas un buen par de botas de montaña, puedes sufrir con ellas tras kilómetros andando por terreno muy rocoso.

Protección lateral

La parte inferior de tus botas de montaña no es lo único importante. También se espera que las buenas botas te brinden protección en los lados. De hecho, la razón por la que se les llama botas de senderismo “pesadas” es que tienen un relleno extra para proteger tu pie de las piedras, rocas y ramas que pueden pisar y que podrían perforar el costado.

Si has elegido botas de tela, asegúrate de llevarlas con “ribetes” protectores. Se encuentran a unos 10 cm o más de las suelas para proporcionar una protección adicional.

Soporte de tobillo

Es evidente que Aquiles no sabía nada de botas, por lo que no tenía nada para protegerse cuando Paris lo golpeó con una flecha en el tobillo. No sigas los pasos de Aquiles. Elige buenas botas de montaña con un buen soporte para el tobillo.

He aquí cómo elegirlas:

Agarra la parte superior de la bota.

Intenta doblarla de lado.

Si se dobla fácilmente, probablemente no proporcionará el nivel de protección necesario en la montaña.

La parte superior de la bota debe ser lo suficientemente rígida para mantener el tobillo en su lugar. Así es como se determina un par de botas de montaña con buen soporte.

No dejes que el agua entre

Los pies mojados causan ampollas. Las ampollas son dolorosas. Las ampollas son malvadas. Evita las ampollas a toda costa. Obtén botas de montaña que sean impermeables. En el mercado además del popular Gore-Tex existen un sinfín de membranas impermeables, que además de protección frente al agua proveen a las botas de transpirabilidad —aspecto esencial para evitar la humedad en tus pies—. Si encuentras botas de montaña que no son impermeables, al menos asegúrate de que sean capaces de impermeabilizarse. Las botas de tela pueden impermeabilizarse con soluciones especiales de impermeabilización, como silicona líquida. Sin embargo, estas soluciones generalmente no son lo suficientemente resistentes al agua para que las botas sean útiles.

 

LEE TAMBIÉN: