Para los amantes de la escalada, si vas a los Pirineos, es imposible quedarse sin disfrutar de este deporte en los Mallos de Riglos.

Cómo llegar

Para llegar a este pintoresco lugar, tienes que tomar desde la ciudad de Huesca la carretera A-132, durante unos 30 kilómetros, encontraremos la señalización del pueblo de Riglos, a los pies de los Mallos de Riglos. En este lugar podrás contar con la mayoría de necesidades y servicios, como el agua, los alimentos, bares y hoteles.

Para acceder a las rutas de escalada, debes tomar como punto de partida, el pueblo. Luego solo debes seguir el camino indicado, el cual está todo señalizado y te va a conducir hacia los mallos y las rutas de escalada.

Algunos consejos que debes tener en cuenta son:

  • No debes dejar restos de comida y basura tirados en el lugar.
  • No se debe realizar fogatas, ni encender fuego.
  • No se pueden arrancar flores, ni dañar la flora en general.
  • Es importante no molestar a los animales y esto incluye a las aves.
  • No es necesario sobrecargar el equipaje con cosas innecesarias o dañinas para el ambiente como aerosoles.
  • No se deben maltratar las vías existentes y tampoco deben ser usadas incorrectamente como sanitarios
  • Infórmese bien sobre los senderos que se deben tomar para cualquier ruta.
  • Hay que calcular si se esta físicamente preparado para realizar la ruta planeada.
  • Es importante seguir las señalizaciones de las rutas.
  • Se debe tener especial cuidado con las piedras, barrancos, etc.
  • No olvides el uso del casco, ya que es un instrumento fundamental que podría salvar la vida