Hablar de rutas de esquí de alta montaña en los Alpes, es hablar de la travesía entre Chamonix (Francia) y Zermatt (Suiza). Esta magnífica ruta que enlaza estas dos capitales del alpinismo mundial es la más aclamada y realizada por aquellos amantes del esquí y de la montaña. Esta preciosa ruta de unos 120 kilómetros, y unos 6.000 metros de desnivel positivos, recorre los glaciares y collados en la base de las montañas más emblemáticas de los Alpes. PodráS ver cómo te acercas y te distancias del Mont Blanc, el Cervino y el Monte Rosa, entre otros. A continuación se detallará más esta Alta Ruta.

Consejos

Lo necesario antes de adentrarte en esta autentica aventura es estar capacitado físicamente, psicológicamente y técnicamente para realizar la travesía. Esto no es salir a esquiar y volver para la hora de cenar a casa. Aquí pasarás seis o siete días en un entorno totalmente alpino, durmiendo en refugios a gran altitud, y teniendo que hacer frente a grandes dificultades a diario. Es necesario preparar la realización de la ruta con suficiente antelación. La preparación física debe estar enfocada a la mejora de la capacidad aeróbica, para así poder aguantar jornadas largas y de gran desnivel. No hay que batir ningún record, por lo que es preferible entrenar a un ritmo constante y llevadero.

Además, técnicamente también debes estar bien preparado. No es una aventura recomendada para principiantes. Durante las seis o siete etapas, el recorrido esconde lugares expuestos, corredores de gran inclinación, caminatas sobre glaciares, riesgo de aludes… Será mejor que tengas experiencia en la alta montaña para poder superar los obstáculos con la mayor facilidad y seguridad posible.

En el caso de que no seas un experto en la materia, es recomendable y casi obligatorio contratar un guía de montaña de la Unión Internacional de Asociaciones de Guías de Montaña (UIAGAM). Este profesional velará por la seguridad del grupo, y tomará las decisiones necesarias en cada momento. El precio de contratación de estos guías cuesta entre los 450 y 750 euros por persona, según el número de participantes en el grupo.

Etapas

Aunque el guía tenga el control del grupo, el itinerario más habitual cuenta con siete etapas. Sin embargo, existen variantes que en caso de que las condiciones meteorológicas obliguen a abortar alguna etapa, proporcionan un itinerario alternativo.

El siguiente es uno de los itinerarios que más montañeros siguen:

Chamonix-Zermatt  / Foto: Berria [CC BY-SA 4.0]
Chamonix-Zermatt / Foto: Berria [CC BY-SA 4.0]

Etapa 1: Grand Montets – Refugio de Trient

Cabane du Trient / Foto: Poschi (CC BY-SA 3.0)
Cabane du Trient / Foto: Poschi (CC BY-SA 3.0)

La primera toma de contacto con los Alpes puede resultar bastante dura. Para recorrer la distancia entre las estación de esquí Grand Montets y el Refugio de Trient serán necesarias unas seis o siete horas. El trayecto comienza en la parte alta de la estación de esquí. Tras descender por el glaciar Agentiere, hay que ponerse las pieles de foca para atacar la primera subida del día hacia el collado de Chardonnet. Según cuál sea el estado de nieve, tendrás que quitarte los esquís y ponerse los crampones durante el ascenso. El descenso desde el collado se puede realizar rapelando o esquiando, según la condición de la nieve en el corredor norte que lleva al glaciar de Saleina. Un último ascenso por el glaciar , y se llega al Refugio de Trient a 3.170 metros.

Etapa 2: Refugio de Trient – Verbier – Refugio de Prafleuri

Verbier Valais / Foto: Norbert Aepli, Switzerland [CC-BY-2.5]
Verbier Valais / Foto: Norbert Aepli, Switzerland [CC-BY-2.5]

La segunda jornada es ideal para poder disfrutar de los descensos. Al comienzo de la etapa se desciende el glaciar de Trient; cerca de 1.300 metros de desnivel negativo. El descenso acaba en la localidad de Champex, dónde se debe coger un taxi a la estación de esquí de Verbier. Desde allí, el recorrido es en ascenso hasta llegar al Refugio de Prafleuri. Una jornada que se puede hacer entre 6 y 8 horas. Sin embargo, cabe la posibilidad de pernoctar en el Refugio de Mont Fort, que se sitúa antes que el Refugio de Prafleuri. En este caso, la próxima etapa sería más larga.

Etapa 3: Refugio de Prafleuri – Refugio de Dix

El recorrido entre ambos refugios es bastante corto y se puede hacer en unas cinco horas. Sin embargo, pasa por lugares con alto riesgo de avalanchas por lo que conviene mencionar alguna variante para evitar esas zonas. En caso de que se sepa con anterioridad que las condiciones no serán buenas, cabe la posibilidad de no realizar las dos primeras etapas, y dirigirse directamente a la localidad de Pueblo de Arolla. Desde allí, se puede llegar al Refugio de Dix sin mayores problemas disfrutando de las maravillosas vistas del Mont Blanc de Cheilon. Debido a que esta ruta es corta, es un día adecuado para explorar collados y picos cercanos.

Etapa 4: Refugio deDix – Refugio de Vignettes

Cabane des Vignettes / Foto: Jean Louis-Pitteloud [CC-BY-SA-3.0]
Cabane des Vignettes / Foto: Jean Louis-Pitteloud [CC-BY-SA-3.0]

Para llegar al precioso Refugio de Vignettes se debe recorrer una etapa larga y dura. Aunque la etapa comience con el descenso hasta los llanos del glaciar del Cheilon, pronto se tienen que calzar las pieles de foca, para empezar el ascenso al Col de la Serpentine (3.529 metros). Desde allí, hay que caminar hasta llegar al collado de Arolla. A diez minutos del collado se puede coronar el Pigne D’Arolla que es el punto más alto de toda la travesía. El pico está situado a 3.790 metros, y ofrece una preciosa panorámica de los Alpes. Desde la cumbre hay que descender hasta el refugio de Vignette cerca de 600 metros de desnivel. Un descenso en la que se puede disfrutar de una nieve de buena calidad. El refugio es uno de los más espectaculares de los Alpes, ya que se encuentra al borde de un precipicio.

Etapa 5: Refugio de Vignettes – Refugio de Bertol

Cabane de Bertol / Foto: Zacharie Grossen [CC-BY-SA-3.0]
Cabane de Bertol / Foto: Zacharie Grossen [CC-BY-SA-3.0]

Desde el Refugio de Vignettes se puede llegar a Zermatt en una sola jornada, pero merece la pena dividirla en dos y pasar la noche en el refugio de Bertol. La etapa consiste en bajar a la base del glaciar de Bertol para luego subir al refugio, tras 800 metros de desnivel positivos. El acceso al refugio es único y espectacular ya que hay que superar un laberinto de escaleras metálicas.

Etapa 6: Refugio de Bertol – Zermatt

Vista del Matterhorn / Foto: violetta CC0 (Pixabay)
Vista del Matterhorn / Foto: violetta CC0 (Pixabay)

La última jornada se puede hacer en unas 4 o 5 horas. Para que la jornada no sea demasiado corta, se recomienda subir a la cima del Tete Blanche (3.710). La subida es sencilla, ya que se hace por amplias laderas. Desde la cumbre hasta la localidad de Zermatt todo es en descenso. En total 18 kilómetros de bajada ante la atenta mirada de Cervino/Matterhorn.

Información adicional

  • El precio total de la travesía con un guía contratado puede sobrepasar los 1.200 euros con facilidad.
  • Es necesario llevar material técnico para invierno: Gore-tex, piolets, crampones, mosquetones, cuerdas, arnés, esquís, botas, bastones, una mochila de unos 50 litros de capacidad, ropa térmica, saco de dormir.
  • Los siguientes son algunos de los números de teléfono que te pueden servir para planificar tu travesía:

          Refugio de Argentiere: 33450531692

          Refugio de Trient: 41277831438

          Refugio de Mont Fort: 41277781384

          Refugio de Prafleuri: 41272811156

          Refugio de Dix: 41272811523

          Refugio de Vignettes: 41277831322

          Refugio de Bertol: 41272831929

          Grands Montets: 33450540082

          Hotel Aiguille de la Tza, Arolla: 41272831406

          Gite Alpen Rose, Chamonix: 33450537792