El Camino de Santiago es la más larga y connotada de las peregrinaciones en Europa, en este artículo te resumimos los resultados de la primer investigación científica acerca de las formas de entrenamiento que se llevan a cabo para prepararse para esta travesía, así como algunas recomendaciones particulares de los expertos, para llegar con la mejor condición física posible.

La importancia del entrenamiento

Llegar bien preparado físicamente para la partida del Camino de Santiago, es un factor de gran importancia para ampliar las posibilidades de culminar exitosamente el trayecto; de hecho, se tiene considerada como una de las actividades clave para este objetivo.

Así lo determinaron los investigadores de la Universidad de Almería, la Universidad de Murcia y de la mexicana Universidad de Guadalajara, quienes realizaron un estudio respecto a las principales formas de entrenamiento para el Camino de Santiago.

Los académicos, con base en encuestas, y también en otras investigaciones existentes, consideraron que la preparación psicológica y volitiva, son de igual forma factores esenciales para culminar con éxito esta legendaria peregrinación, mientras que en segundo término quedan factores como el equipo y la planificación, que aunque son menos trascendentales, también pueden marcar una diferencia considerable.

Aunque un buen entrenamiento no sólo incrementa las posibilidades de terminar con éxito el trayecto, sino que también permite evitar lesiones, contratiempos, fatiga y otros padecimientos que pueden ocasionar que el viaje se convierta en una tortura, y no en la agradable travesía que se supone representa.

Como se preparan para el Camino de Santiago

Entre los hallazgos de este estudio —el primero de su tipo— destaca el hecho de que la mayoría de personas que hace el trayecto Camino de Santiago, no entrenan de forma previa; o al menos eso fue lo que opinó el 56% de los peregrinos entrevistados, más de mil, quienes realizaron el trayecto entre Roncesvalles y Compostela.

Este estudio cuantitativo realizado a partir de una técnica de encuestas, ofrece un nivel de confianza del 95,5%, y considera sólo a personas mayores de 15 años, pero tanto de España, como de otros países de Europa, así como también del resto del mundo.

Otro factor que se comprobó con estas mediciones, es el hecho de que mientras mayor edad tenga el viajero, más comúnmente realiza algún tipo de preparación física antes de hacer el Camino de Santiago; hasta más del 70% en el caso de los mayores de 60, y así sucesivamente va descendiendo el porcentaje, hasta llegar a poco más del 30% para el caso de aquellos que tienen entre 16 y 20 años de edad.

En general, los peregrinos también reconocieron que andar, es la principal de las actividades realizadas a modo de entrenamiento, particularmente más del 55% lo hace, siendo la mayor frecuencia de 1 a 2 días a la semana, en lo cual coincide 1 de cada 4 peregrinos.

El senderismo y hacer bicicleta, figuran muy parejos en el segundo lugar de las preferencias en cuanto a formas de preparación física, con más del 36% de los casos, siendo de igual forma, de 1 a 2 días por semana, el tiempo con mayor incidencia en este tipo de entrenamiento.

Correr de forma continua, también es otra de las principales formas de entrenamiento, actividad practicada por poco más del 22% de los participantes, de los cuales, el 12% lo realiza de 1 a 2 días por semana, y así cada vez menos, hasta que apenas un 2% lo reconoce como una forma de entrenamiento diario.

Cabe señalar que el gimnasio también es otra de las formas de entrenamiento para los peregrinos, aunque en este caso sólo se utiliza en un 17.7% de los casos.

Otras actividades de entrenamiento como la natación, también están presentes, aunque con una incidencia mucho menor, concretamente inferior a un 4% de la población encuestada.

Diferencias entre viandantes y cicloturistas

Aquellos que realizan el Camino de Santiago a pie, también tienen una menor tendencia a realizar algún tipo de actividad de acondicionamiento físico a modo de entrenamiento; concretamente el 42% de la muestra analizada; mientras que los cicloturistas, conocedores de los desafíos y trayectos, suelen entrenar con mayor frecuencia, particularmente en más del 55% de los casos.

Aunque entre los que llevan algún tipo de entrenamiento, la mayoría se prepara con al menos de un mes de anticipación, el 49,1%; porcentaje que se va reduciendo hasta llegar al 10,7%, para el caso de aquellos que se preparan con sólo una semana de antelación.

Cabe señalar que también se detectaron algunas variantes respecto a la nacionalidad de los peregrinos, pues son los Europeos los que se toman más en serio el entrenamiento, pues el 58% de quienes realizan algún tipo de acondicionamiento físico, se toman al menos un mes para esto, mientras que los españoles en promedio lo hacen un 47,8% de los casos, mientras que en el resto del mundo sólo se implementa por este periodo de tiempo en un 34,6% de los peregrinos.

A diferencia de los viandantes, aquellos que van a realizar el trayecto en bicicleta, suelen andar poco como forma de entrenamiento, particularmente sólo el 16% de los casos; y como es de esperarse, salir a pedalear es la forma más común de entrenar, siendo de 1 a 2 días la fórmula más común (42,4%), aunque también más de una tercera parte decide un entrenamiento de 3 a 4 días por semana.

Recomendaciones de entrenamiento

Cabe señalar que los expertos recomiendan una forma de preparación integral con al menos 3 meses de anticipación. Lo primero que se debe tener en cuenta es un incremento paulatino en el nivel de actividad física, así como tratar de utilizar el mismo equipo y vestimenta, para ir acostumbrando el cuerpo a las diferentes texturas, y así verificar también si resultan idóneas para el caso.

No sólo se debe entrenar la musculatura, sino también la capacidad cardiorespiratoria y de resistencia, lo cual nos permitirá, no sólo obtener las habilidades y masa muscular para la travesía, sino también la condición física para resistir en buena forma y poder superar los desafíos que este trayecto representa para el peregrino, buscando evadir de igual manera las diferentes afecciones que se pueden presentar, desde ampollas, hasta caídas, lesiones, insolación y otros factores de riesgo.

 

Artículo original:

Granero Gallegos, Antonio, Ruiz Juan, Francisco, García Montes, Mª Elena, Flores Allende, Gabriel, Estudio de la preparación física realizada para recorrer el Camino de Santiago. RETOS. Nuevas Tendencias en Educación Física, Deporte y Recreación [en linea] 2007, (Enero-Junio) : [Fecha de consulta: 9 de abril de 2018] Disponible en:<http://artificialwww.redalyc.org/articulo.oa?id=345732276011> ISSN 1579-1726

 

LEE TAMBIÉN: