La manta térmica es un artículo que no debe quedar fuera de nuestro botiquín de seguridad.

La característica más distintiva de la manta térmica de emergencia es que cada cara tiene dos colores diferentes: el anverso es plateado mientras que el reverso es dorado. Cada cara sirve para regular la temperatura durante una excursión. En este artículo explicaremos cómo usar la manta térmica y sus principales características.

Cómo usar la manta térmica para prevenir la hipotermia

Lo primero a destacar sobre la manta térmica es que no se usa para remediar la hipotermia. En una excursión, la hipotermia no se remedia; se previene. Esto significa que debemos estar atentos a los síntomas tempranos de la hipotermia para poder prevenirla efectivamente.

La hipotermia puede presentarse en cualquier excursión en un ambiente lo suficientemente frío como para permitir el descenso de la temperatura corporal por debajo de los 35 grados centígrados. Si tú o un compañero está tiritando de frío, entonces hay que cubrirlo con la manta térmica, de modo que pueda descansar mientras sales a buscar ayuda.

1 – Aisla al paciente del frío

Para aislar al paciente del frío es necesario abrigarlo lo mejor que puedas. Coloca la ropa o los abrigos necesarios para que no descienda más su temperatura corporal.

En este momento, es mejor hacer una pausa para que tu compañero pueda descansar. Sin embargo, NO puedes permitir que descanse sobre el suelo frío. Es necesario aislar el suelo con una esterilla, con ropa, la mochila o cuerdas, lo que sea necesario para que el paciente pueda sentarse o acostarse sin que continúe perdiendo calor por estar en contacto con el suelo.

2 – Abriga al paciente con la manta térmica, con el lado dorado hacia afuera

El lado dorado no refleja la luz ni el calor, mientras que, por el contrario, el lado plateado refleja la luz y el calor. Esto es esencial: para ayudar a un compañero con baja temperatura, lo debes cubrir usando la manta térmica con el lado dorado hacia afuera.

Esto tiene un doble objetivo:

  1. El lado dorado de la manta térmica absorberá la luz del sol y absorberá el calor que esta produzca.
  2. El lado plateado de la manta reflejará el calor que emana el cuerpo del compañero. Si este está bien cubierto, esto producirá un pequeño efecto invernadero que le ayudará a recuperar la temperatura.

3 – Asegura la manta térmica de forma que el viento no pueda levantarla

Al abrigar a tu compañero con la manta térmica, debes fijarla para evitar que el viento la levante y le haga perder calor. Si el paciente se encuentra sentado, entonces puedes asegurar la manta colocando los extremos por debajo de su cuerpo o, si esto no es posible, con piedras u otros objetos que eviten que se vuele. Si lo único disponible para asegurar la manta es nieve, entonces cuida que esta no toque al paciente para evitar la pérdida de calor

Si tu compañero se siente débil o sufrió alguna caída o fractura, no podrá mantenerse sentado. En este caso, lo más prudente sea acostarlo sobre el suelo cubierto y fijar la manta térmica con esparadrapo. Pon especial atención en fijar la manta en las piernas y pies apropiadamente, de modo que no haya aberturas que permitan el contacto con el aire o suelo frío.

Lo importante al cubrir al compañero con la manta térmica es que el rostro debe quedar al descubierto para que pueda respirar sin obstáculo alguno.

4 – Enciende una vela para recuperar la temperatura más rápido

Encender una pequeña vela y colocarla dentro de la manta puede ser de gran utilidad para que el compañero se recupere más rápido. Sin embargo, es preciso tener varios cuidados. Al mismo tiempo, tu compañero debe poder mantenerse sentado y la manta térmica estar bien asegurada.

Obviamente, la abertura de la manta térmica no debe estar orientada hacia el viento.

Esta técnica puede reducir 4 o 5 veces el tiempo de recuperación.

5 – Deja al compañero agua y una luz

Mientras pides ayuda, es probable que el paciente necesite beber agua. Es necesario que dejes una botella de agua para que pueda mantenerse hidratado en tu ausencia —si no tienes otra manera de avisar a nadie. Puedes leer el siguiente artículo de cómo avisar al 112—.

Por otro lado, es importante que el paciente tenga una linterna para que pueda indicar su posición en caso de que la ayuda llegue durante la noche.

Cómo usar la manta térmica para prevenir el golpe de calor

Cuando se trata de usar la manta térmica para un caso de golpe de calor, entonces se debe envolver al paciente con la manta, pero esta vez con el lado plateado hacia afuera. Como explicamos más arriba, este lado refleja la luz y el calor, por lo que ayudará al paciente a bajar su temperatura.

Lo primero, al ayudar a un compañero con fatiga o golpe de calor, es colocarlo bajo una sombra. Si no hay ninguna sombra disponible, entonces es necesario usar la manta térmica a manera de toldo.

Mientras que para una hipotermia es necesario que la manta térmica esté ceñida al cuerpo, para tratar un golpe de calor es preciso que la manta cubra el cuerpo del paciente, pero sin estar ceñida, es decir, hace falta que el aire corra para bajar el calor del cuerpo del herido.

En este caso, es fundamental colocar al herido de espaldas al sol y, si posible, de cara al viento. En este caso, fija la manta térmica con piedras u otros objetos pesados para que no la levante la brisa.

Consejos finales de cómo usar la manta térmica

  • La manta térmica puede usarse también para pedir auxilio en caso de búsqueda aérea. Para ello basta con colocarla sobre el suelo con el lado plateado hacia arriba y fijarla con piedras u otros objetos pesados. Si las piedras permiten cierta ondulación causada por el viento, mejor porque reflejará luz en todas direcciones y será más fácil de ver desde un avión o helicóptero.
  • La manta térmica viene planchada y plegada de fábrica. Revísala concienzudamente antes de salir de excursión. Si los colores se destiñen o el material está muy frágil, entonces la manta ha caducado y puede romperse cuando la necesites.
  • Una manta térmica de emergencia no es apropiada para utilizar a modo de techo para tu campamento. Hay mantas especiales que puedes usar para ese fin y debes adquirirlas antes de salir de excursión.