Si eres un experto excursionista, muy seguramente ya tendrás tu tienda de campaña y  estarás familiarizado con todos los elementos necesarios, y cuidados que debes tener con ella. Pero, si eres neófito en estos menesteres, quizás estarás descubriendo los artículos y trucos adecuados. Cualquiera que sea tu caso, siempre será muy importante tener en cuenta algunos conceptos básicos para cuidarla.

Una tienda de campaña bien cuidada, te durará muchos años. Esto quiere decir que, además, ahorrarás mucho dinero porque no tendrás que comprar una nueva con regularidad. Y ahorrarás tiempo, porque si sigues ciertos consejos, podrás tener la plena seguridad de que, si te sale un plan de última hora, lo único que tendrás que hacer es meterla en la mochila, sin necesidad de perder un día entero comprobando su estado.

Cuidados para una tienda de campaña

A continuación, te daremos una serie de consejos que podrás aplicar antes, durante y después de usar tu tienda de campaña. Para que, en consecuencia, esta tenga una vida útil por más tiempo.

Cuidados de la tienda de campaña durante su instalación

Antes de aventurarte a acampar, el consejo es que leas las instrucciones y practiques como montar tu tienda de campaña. Revisa que tienes todos los accesorios necesarios para que estés totalmente preparado y así te evites un mal rato al llegar a tu lugar de camping.

  • Busca un área adecuada: Busca lugares que no tengan piedras con filos y que podrían dañar o rasgar la tela.Además, cuida de no ubicarla muy cerca de vegetación como pinos, pues es común que la resina de estos la manche.
  • Usa una lona inferior: Diseñada específicamente para el tamaño de tu tienda de campaña, te brindará beneficios importantes para el cuidado de esta:  protegerá el piso de tu tienda de campaña de la abrasión y  mantendrá la superficie limpia cuando tengas que recogerla.

  • Evita ubicarla en un lugar con sol directo: Minimizar la exposición directa de los rayos ultravioleta, es clave para prolongar su vida útil, debido a que estos degradan las telas con el tiempo. El consejo, es usar una lona o tela para protegerla de este deterioro, además, debes tener presente que las de poliéster son más resistentes a los rayos UV que las de nylon.

Cuidados de la tienda de campaña durante su uso

  • Cuida las cremalleras: Si la cremallera se atasca, cosa que puede ser normal, no la fuerces. Trata de liberarla suavemente moviéndola de lado a lado hasta que quede libre. Puede ocurrir también, que la cremallera se separe, no te desesperes, tómatelo con calma y engánchala con suavidad. Si tienes paciencia podrás darle solución facilmente a este inconveniente, que, de no ser corregido de la mejor manera, podría terminar por dejarte con una cremallera estropeada o una tela rasgada.
  • Deja tus calzados afuera: Si no lo haces, la suciedad podría perforarla y erosionarla. Además, ¿quién quiere dormir en un lugar sucio?
  • Deja los alimentos afuera: Si no quieres tener visitas inesperadas, de pequeñas criaturas atraídas por el aroma de los alimentos y que harían lo que fuera necesario para llegar a ellos, (como romper la tela de tu tienda de campaña). Mantén la comida afuera en un contenedor cerrado.
  • No dejes a tu perro sólo en el interior: Sus dientes y garras podrían dañarla considerablemente.

Cuidados de la tienda de campaña después de su uso

  • Sacude tu tienda: Antes de abandonar la montaña, tómate el tiempo de eliminar la suciedad como arenilla o tierra, previo a recogerla. Además, no la guardes arrugada, de esta forma te será menos engorroso limpiarla posteriormente.
  • Retira las varillas con mucho cuidado: Empuja los postes, en lugar de tirar de ellos, para que no hagas una presión excesiva que pueda dañarla considerablemente.
  • Seca el interior antes de meterla en la bolsa: Es normal que esta acumule condensación. La humedad puede dañarla si no pones cuidado al momento de guardarla. Sécala tanto cómo te sea posible, ventilándola lo más que puedas, por ejemplo, en un lugar alto y ventilado como una rama de un árbol, siempre, teniendo cuidado de no romperla con un arbusto. Si no logras que se seque completamente, deberás hacerlo tan pronto llegues a tu casa.

Cuidados de la tienda de campaña al llegar a tu casa

Si te has asegurado de cuidar tu tienda de campaña, antes y durante su uso, cuando llegues a casa el trabajo será mucho más fácil para ti. Básicamente, lo que nunca debes olvidar hacer, es asegurarte de que esté totalmente seca, sino, la consecuencia será que la tela se llenará de moho y tendrá mal olor

Por otra parte, deberás guardarla en un lugar fresco, libre de humedad o calor excesivo. Tampoco la guardes en un saco muy pequeño en el que las telas queden muy apretadas y no puedan respirar, una malla de su mismo tamaño sería ideal.

La limpieza de la tienda de campaña

Límpiala una vez por temporada, si la has cuidado como te hemos dicho, seguramente no tendrás que esforzarte mucho para que quede perfecta.

Para limpiarla, usa una esponja, jabón suave, agua fría y frota suavemente en las áreas sucias. Evita los productos para limpieza del hogar, ya que estos son muy fuertes y podrían con el tiempo perjudicar el revestimiento repelente, ocasionando graves daños a la tela.

Nunca la laves o la seques a máquina, esto puede estirar, rasgar la tela o dañar las costuras.

  • 3 claves que tienes que tener en cuenta para elegir un saco de dormir >>>
  • Cómo elegir una mochila de montaña >>>