Llevar una mochila ultra ligera para hacer senderismo o acampar representa múltiples ventajas, aquí te presentamos una serie de tips para aligerar tu mochila, y poder tener un viaje más cómodo, rápido, y que incluso te pueda llevar más lejos, además de que te ayudará a reducir el riesgo de dolores u otro tipo de malestares.

Rebajas
¡aligera! - guia completa de senderismo ultraligero (Grandes Espacios)
  • ALIGERA
  • Don Ladigin
  • Editor: Ediciones Desnivel S.L.
  • Tapa blanda: 104 páginas
Ultralight Backpackin' Tips: 153 Amazing & Inexpensive Tips For Extremely Lightweight Camping
  • Mike Clelland
  • Editor: Rowman & Littlefield
  • Tapa blanda: 144 páginas

Una buena planificación

Desde luego que todo comienza con elaborar un plan adecuado para tu tipo de viaje; en este sentido te será de gran utilidad hacer una lista y tener una báscula a la mano —si es digital mejor—, para poder conocer a detalle el peso que representa cada uno de los elementos a incluir.

Lo recomendable es no cargar contigo más de 4.5 kilos de peso, sin contar los consumibles —es decir, agua, comida y combustible—, aunque dependiendo de tus características físicas y la distancia a recorrer, este peso podría variar.

Comencemos por lo básico: mochila, saco dormir, tienda

Recuerda que los cuatro elementos esenciales son la mochila, una tienda de campaña o refugio, un saco de dormir, y una esterilla; aunque para reducir el peso puedes jugar también con estos elementos.

Por ejemplo, si las condiciones del lugar lo permiten, en vez de una tienda de campaña puedes usar una carpa o toldo para camping, o incluso una funda vivac, que es más ligera; o bien, en lugar del saco y la esterilla, puedes utilizar una hamaca, y así dormir en las alturas.

También se ha convertido en una tendencia en senderistas el uso de abrigos ultraligeros en vez del saco de dormir; pues protege para caminar —cuando sea necesario—, y de igual forma en la noche te puede mantener a buena temperatura.

Asimismo te recomendamos nuestra guía para elegir el saco de dormir ideal, pues de acuerdo a las condiciones climáticas, también hay algunos tipos que resultan poco convenientes; y en cambio, alguna alternativa ligera de plumas de pato o ganso, puede ser buena opción si el clima lo permite.

Elige artículos ligeros: limando gramos

Si requieres llevar otro tipo de artículos en tu expedición, también considera reducir el peso, buscando que ninguno implique una carga superior a 100 gramos.

Por ejemplo, si se trata de una excursión de montaña y requieres equipo de alpinismo, recuerda que la alternativa de fibra de carbono es la más ligera.

Claro, hay que considerar que muchos artículos de materiales avanzados ultraligeros, pueden ser más costosos, y si no quieres tener que invertir demasiado, puedes realizar gradualmente los cambios, por ejemplo sustituyendo para cada viaje, el más pesado de los elementos, y así gradualmente te irás haciendo de un equipo cada vez más ligero.

Los consumibles: agua, comida

El agua es uno de los elementos más pesados que puedes llegar a trasladar, así que considerar un filtro de agua personal, tipo lifestraw, resulta una magnífica alternativa; claro, siempre y cuando tengas algún río, lago, nieve o alguna otra forma de acceder a suficiente agua durante tu viaje.

También los botes o cantimploras suelen ser mucho más pesados que una botella de plástico desechable, lo cual se vuelve una buena alternativa para un viaje —claro, sólo para uno—. Desechar la botella de plástico, por otro lado no es la opción más ecológica —valorarlo—.

De igual forma puedes llevar alimentos deshidratados, barras energéticas o suplementos alimenticios para generar el menor peso posible, aunque sin perder en cuenta tampoco las calorías que necesitas para mantenerte en forma, más aún considerando la posible actividad física.

También puedes ahorrar peso llevando ya algunos alimentos preparados, o por ejemplo —en los casos que sea posible— sacando previamente la comida de las latas e introduciéndola en bolsas ziplock.

Existen por otro lado hornillos de gas de peso muy reducido / Foto: Kyle Peyton

Existen por otro lado hornillos de gas de peso muy reducido / Foto: Kyle Peyton

Por supuesto que un mecanismo para cocinar en el viaje también resulta de gran ayuda, puedes ahorrar peso si llevas tu propio contenedor casero para cocinar con alcohol; y también resulta más ligero si usas un recipiente de titanio para calentar el agua. Existen por otro lado hornillos de gas de peso muy reducido.

Otro consejo de utilidad es el hecho de beber bastante agua y comer bien antes de empezar tu recorrido con la mochila a la espalda; de esta forma también te puedes evitar una buena ración de carga. Si has planificado correctamente tu recorrido conocerás cuales son los puntos en los que puedes avituallar, lo que te permitirá reducir peso.

Otras herramientas necesarias: utiliza tu smartphone y otros

Asimismo te sugerimos leer más sobre como un smartphone te puede ayudar en tu viaje, actualmente se tiene una gran variedad de apps que te pueden evitar el hecho de andar cargando con mapas, brújulas, sistema GPS e incluso lámparas; aunque en este caso, también existen algunas alternativas de leds bastante ligeras y de buena duración.

Un smartphone te puede ayudar en tu viaje / Foto: Antonio Grosz

Un smartphone te puede ayudar en tu viaje / Foto: Antonio Grosz

De igual forma si estás considerando llevar ese libro que tienes tantas ganas de leer, podrías buscar la versión en Kindle y así ahorrar peso usando una versión digital.

Asimismo, también trata de llevar artículos especiales para viaje; por ejemplo, no lleves tu pasta y cepillo de dientes regular, pues existen versiones portátiles más livianas; y de igual manera no tienes que cargar con toda la botella de desinfectante de manos; si no usarás tanto, mejor lleva un poco en un pequeño contenedor miniatura, y así de igual forma te estarás ahorrando unos gramos. Y aunque creas que es poca la diferencia, si sigues estos consejos, al final la cantidad de gramos que puedes evitar cargar puede traducirse en varios kilos menos.

Claro que esto tampoco quiere decir que tengas que dejar lo indispensable, recuerda que un buen kit médico, y equipo para condiciones climáticas adversas, te puede evitar muchos líos, pero infórmate bien acerca de los riesgos del lugar, para que cargues contigo sólo lo necesario.

Si no conoces el lugar, también lleva todo lo necesario para cualquier imprevisto, aunque si se trata de un entorno conocido, ya podrás determinar con mayor seguridad qué tipo de artículos verdaderamente son esenciales para la aventura.

De igual forma si vas a viajar con colegas, será conveniente organizarte para no llevar cosas duplicadas; por ejemplo, no es necesario que cada uno lleve un recipiente para calentar agua o botiquín, con que cada uno se encargue de algo será suficiente, y si vas a utilizar baterías, te conviene que sean nuevas para evitar tener que llevar repuestos que podrían ser innecesarios.

Con un poco de información y planificación, verás que es posible preparar una mochila ultraligera, que te permita moverte con mayor facilidad y comodidad, lo que te permitirá disfrutar de mejor forma la aventura.

LEE TAMBIÉN: