El Kilimanjaro nevado, flotando sobre las nubes, es sin duda uno de los lugares más bellos e impresionantes que nos podemos encontrar. Incluso los no creyentes, en sus momentos de descuido, se identifican con los Maasai que lo llaman la “Casa de Dios”. Se encuentra dentro de la lista de siete montañas más altas de cada continente, siendo el punto más alto del continente africano. Además, al Kilimanjaro se lo conoce popularmente como la montaña independiente más alta del mundo, que no pertenece a ninguna cordillera. Se eleva suavemente desde 900 m, alcanza los cielos y solo se detiene después de un ascenso de 5.895 m. El diámetro en la base es de 64 kilómetros.

El Kilimanjaro se encuentra al noreste de Tanzania, en la frontera con Kenia. Existe un mito popular de cómo la montaña llegó a ser parte de Tanzania, que en algún momento fue parte del Imperio Alemán. Se supone que la reina Victoria le otorgó la montaña a su nieto alemán Wilhelm (más tarde, Kaiser Wilhelm II) como regalo de cumpleaños. También se dice que los alemanes habían estado refunfuñando ante la flagrante injusticia de perder una montaña cubierta de nieve dentro de su imperio, mientras que la Reina tenía dos, y el segundo es el Monte Kenia.

Aunque los historiadores han desacreditado el mito, se ha negado a olvidar y sigue siendo una anécdota recurrente para muchos. Algunos historiadores anticoloniales se llenan de indignación, citando cómo los límites del África oriental se decidían arbitrariamente en las capitales de las potencias imperiales —no quitándoles razón—. Para la mayoría de la gente en occidente, el Kilimanjaro ha sido durante mucho tiempo asociado con Ernest Hemingway por su relato de 1936 “Las nieves del Kilimanjaro”. En 1952, Hollywood fascinado por la magia de la montaña que el libro evoca, lo convirtió en una película con Gregory Peck y Ava Gardner en papeles principales.

El Kilimanjaro es una montaña joven, y los geólogos lo datan en solo 750,000 años. La montaña está formada por tres volcanes inactivos: Kibo ( 5.895m), Shira (3.962m) y Mawenzi ( 5.149m). Kibo ocasionalmente eructa algo de vapor y azufre. El punto más alto en Kibo es Uhuru Peak, donde se ven algunos glaciares impresionantes y fantásticas vistas del país. Aunque el Kilimanjaro está a solo tres grados al sur del ecuador, los picos de Kibo y Mawenzi están cubiertos de hielo y nieve durante todo el año. Cuando el misionero alemán Johann Rebmann lo informó en 1849, muchas personas cultas en Europa discutieron que se podía encontrar una montaña nevada en el ecuador.

Al subir la montaña, pasas de condiciones tropicales a árticas. Hay cinco zonas climáticas distintas, con cada zona teniendo aproximadamente 1.000 m. Las zonas son: las laderas más bajas, luego el bosque, luego los páramos, el desierto alpino y la cumbre. Las laderas más bajas se cultivan y la agricultura en estas zonas es floreciente. El bosque es seco en el norte y húmedo en la ladera sur. Existen muchas especies de árboles, incluyendo podocarpus, alcanfor, higueras, olivos y bambú. Aquí se encuentran los monos Colobus y azules y una gran variedad de aves, incluyendo hornbill y turaco. En la región de páramos, se encuentran plantas de la familia de las  Seneciolas  y lobelias comunes, en las regiones montañosas de gran altitud del este de África. Más arriba, la vegetación y la vida animal son escasas.

Vegetación del Kilimanjaro / Foto: Stig Nygaard (Wikimedia Commons)

Vegetación del Kilimanjaro / Foto: Stig Nygaard (Wikimedia Commons)



El Kilimanjaro es una cumbre “accesible” a pesar de su altura. Una persona en forma y con el equipo adecuado podría conquistar a este gigante. Sin embargo, es un trabajo duro. La altitud y la falta de oxígeno a estas alturas serán el principal desafío. Para evitar sucumbir al mal de altura, los guías te aconsejarán constantemente ir ascendiendo lentamente, suavemente, o la pole como dicen en Swahili. Por lo tanto, debes evitar un ascenso rápido y tomarte el tiempo suficiente para aclimatarte a la altura. Si ignoras estos consejos, aunque te encuentre en buena forma no alcanzarás la cima.

La primera persona registrada que alcanzó la cumbre es el escalador alemán Hans Meyer en 1889. A diferencia del escalador de hoy, no disponía de un mapa y reseña de la ruta y solo lo hizo en el segundo intento. Habiendo recibido una lección de humildad, para el segundo intento, se acompañó de un experto alpinista y un guía local. Meyer llamó a la cumbre Kaiser Wilhelm II, pero esto fue años después revisado a Uhuru o libertad en swahili. Desde los días de Meyer, la capa de hielo se ha reducido y los científicos temen que desaparezca por completo en 20 o 50 años.

Hoy en día, pocos escaladores utilizan la ruta difícil iniciada por Meyer. El ascenso normalmente dura de cinco a seis días e implica de cuatro a cinco pernoctaciones en cómodos refugios de montaña. La ruta Marangu, que se estableció allá por 1909 es la más fácil y popular y es utilizada por más del 90% de los escaladores. Los escaladores experimentados prefieren la ruta más pintoresca y difícil de Machame. Con cierto humor los escaladores se refieren a Marangu como la ruta de la coca cola, y Machame como la ruta del whisky. Otras rutas son Shira, Mweka y Umbwe.

Shiraes una ruta escénica que te lleva a través de la meseta de Shira, a la que puedes llegar en un vehículo con tracción en las cuatro ruedas. La ruta te ofrece excelentes vistas del valle del Rift y el Monte Meru. La ruta Mweka, llegas a la cumbre y regresas a la base en 4 días. Pero como puede sospechar, es bastante empinado y, por lo tanto, no es nada fácil. La ruta de Umbwees incluso más empinada y rápida, y solo tardarás tres días en llegar a la cumbre y descender. La ruta es espectacular, pero es para escaladores experimentados. Además, hay rutas técnicas como las rutas Western Breach y Lemosho.

Independientemente de la ruta que elijas, todos los ascensos de Kilimanjaro comienzan en Marangu Gate. Aquí es donde obtienes tu permiso y pagas las tarifas de entrada. En la subida típica de la ruta Marangu, puedes pasar  cuatro noches montaña arriba. La ruta está claramente marcada hasta la cumbre. Empiezas trepando por la zona forestal hacia Mandara Hut (2.700m) para pasar la primera noche. Avanzando a través de páramos, te detienes por segunda noche en Horombo Hut (3.800m). Luego, a través del desierto alpino, tu tercera noche te encuentra en Kibo Hut (4.700m). Pero realmente no duermes allí, ya que avanzará hacia la cumbre justo después de la medianoche. A continuación, desciende a Horombo Hut para tu última noche después de una caminata total de unos 77 kilómetros. Si desea pasar más tiempo en altura para aclimatarte, puedes pasar dos noches en Horombo Hut.

Horombo Hut / Foto: Thorsten Hansen (Flickr)

Horombo Hut / Foto: Thorsten Hansen (Flickr)

Glaciar y cima del Kilimanjaro / Foto: Yosemite (Wikimedia Commons)

Glaciar y cima del Kilimanjaro / Foto: Yosemite (Wikimedia Commons)

En la ruta Machame, pasas una noche más en la montaña. Pasas la noche en Machame Hut, Shira Hut y Barranco Hut. Te conectas a la ruta Mweka y continúas hacia Barafu Hut. Después de alcanzar la cumbre, desciendes para tu última noche en Mweka Hut. Al día siguiente, te unes a la mayoría de los escaladores en la base de la montaña. Se te aconseja elegir la ruta que mejor se adapte a tu experiencia. La mayoría aspira a llegar al Pico Uhuru, el punto más alto de Kibo, y de hecho a todos los Kilimanjaros. Otros están satisfechos con Gillmans Point, el pico ligeramente más bajo en Kibo. Pero Mawenzi, en realidad más bajo que los picos de Kibo, es más irregular y requiere experiencia en alpinismo. Para la mayoría de los montañeros escalar el Kilimanjaro, independientemente de la altura que alcancen, es una gran experiencia.

Glaciar sur del Kilimanjaro a 5.800m / Foto: Chris 73 (Wikimedia Commons)

Glaciar sur del Kilimanjaro a 5.800m / Foto: Chris 73 (Wikimedia Commons)



Pero no te decepciones si no alcanza la cumbre. Las estadísticas dicen que solo el 15-30% de los escaladores llegan a la cima. Escalar el Kilimanjaro es para aquellos que están en buena forma física y mentalmente preparados. Es su capacidad de reunir esa dosis extra de determinación que contará cuando las cosas se pongan difíciles. En términos de preparación física, comienza realizando caminatas cuesta arriba con una mochila a la espalda. Esto mejorará tu subida, sin contar con la altitud, por supuesto. Piensa también en entrenar algo en el gimnasio y salir a correr. Si tienes problemas cardíacos o pulmonares, mejor no arriesgar. En todos los casos, es una buena idea hablar con tu médico personal para asegurarte que puedes afrontar un reto así con seguridad y sin poner en peligro tu salud  —y vida—.

Puedes adquirir un pack para aprovechar las ventajas de los conocimientos locales. El paquete típico se combinará: transferencias de ida y vuelta – Moshi o Arusha a la Puerta de Marangu, tarifas de estacionamiento y rescate, servicios de guías, porteros y cocineros, alojamiento en los refugios de montaña y todas las comidas en la montaña. Además, debes contratar localmente o traer contigo el equipo necesario. Tu equipo básico para la ascensión deberá contar con: botas de montaña a prueba de agua y frío, ropa de lluvia, linterna o frontal, gafas de sol, alguna pastilla para el mal de altura, guantes y calzado de descanso. Necesitas una mochila para llevar algunos elementos esenciales, ya que los porteadores que llevan tu equipo suelen caminar por a su ritmo. Algunos artículos para llevar a la espalda incluyen agua, ropa extra, cámara y protector solar.

Puedes escalar el Kilimanjaro en cualquier momento del año. Pero obviamente es menos aconsejado durante el período de marzo a junio cuando llueve más. Las segundas y más ligeras lluvias llegan desde finales de octubre hasta principios de diciembre. El mejor momento es cuando hace calor y está seco: enero, febrero y septiembre. Julio, agosto, noviembre y diciembre también son buenos, aunque más frescos. Debido a la variación de las condiciones a lo largo de la ruta, desde condiciones de trópico hasta del ártico, es conveniente vestirse en capas que puedas eliminar o agregar. En general, en la región norte de Tanzania, puedes esperar que las temperaturas promedien desde 15 ° C en mayo hasta agosto y 22 ° C en el período de diciembre a marzo. En la montaña, las temperaturas descienden aproximadamente 1 grado Celsius por cada 200m ascendidos.

El Kilimanjaro está a 475 km al noroeste de Dar es Salaam. La base para escalar Kilimanjaro esta cerca de las ciudades del norte de Tanzania de Moshi o Arusha. El aeropuerto internacional de Kilimanjaro brinda servicios a la región. Pero generalmente es más económico desembarcar en Nairobi en Kenia y luego tomar un autobús de enlace a Arusha.

 

LEE TAMBIÉN:

SÍGUENOS: TRAVESÍA PIRENAICA está en Facebook



No Hay Más Artículos