Mantente seco en ruta: consejos para hacer senderismo bajo la lluvia

Mantente seco en ruta / Foto: Tobias Cornille

Las condiciones climáticas adversas y los cambios atmosféricos suelen ser frecuentes en la montaña. Por eso, uno de los detalles que se deben planificar cuando se prepara una excursión es la vestimenta apropiada a ello.

Lo ideal es que la ropa de trekking que usemos nos mantenga secos, para evitar todas las incomodidades que puede traer consigo vestir una prenda cargada de humedad. Factores como el sudor cuando la temperatura es elevada, la lluvia o la nieve, pueden hacer que la ropa se moje, con la consiguiente problema, que puede ir mucho más allá de la falta de confort.

¿Cómo elegir la ropa?

Lo primero es evitar el algodón. Este material se humedece rápidamente, pero la velocidad con la que se seca es muy lenta. Por eso no se recomienda usar ropa de algodón para las excursiones.

Lo indicado es usar un tipo de indumentaria confeccionada con telas que posean la cualidad de ser absorbentes, transpirables, y te puedan mantener seco. Estas telas además de secarse con más rapidez, absorben la humedad natural de la piel, por lo que el sudor no será un problema y los factores ambientales como la lluvia y la humedad no afectarán tanto.  Podemos encontrar camisetas interiores desde 20 €, personalmente en mi mochila me acompaña desde hace un buen porrón de años la mítica Helly Hansen azul (haz click aquí para comprarla), que bien vale el dinero que en su día me costó. 

Objetivo: Mantenerse seco

El objetivo es mantenerse seco. Una exagerada superposición de capas de ropa hará que sudes en exceso. Al contrario, elige una capa base sintética, una capa aislante y una capa impermeable. A éste método lo denominamos el sistema de las tres capas

Es muy recomendable llevar indumentaria de recambio. Así que pregúntate si quieres llevar una mochila ligera o llevar algo más de peso y ganar en confort, llevando ropa de recambio.

Las tres capas

En general, los expertos en montañismo recomiendan que la vestimenta se haga siguiendo el llamado método de “las tres capas”. Cada una de estas capas cumple una función que ayudará al confort del cuerpo.

  • Capa interior. Es la capa que va pegada a la piel y tiene la función de mantener alejada todo lo posible a la humedad. Los materiales indicados para esta capa deben ser poliéster o polipropileno.

Primera capa , Helly Hansen
Primera capa , Helly Hansen

  • Capa media.  Esta capa no permitirá que las incomodidades del exterior lleguen a la piel. Generalmente, estarán hechas de fibras sintéticas y respirables, livianas y que no restrinjan la libertad de movimientos. Todas las marcas disponen de forros de diferente gramage, que podemos conjuntar en función de las condiciones que encontremos. Aquí os presentamos un forro ligero de Helly Hansen.

Segunda capa, Helly Hansen
Segunda capa, Helly Hansen

  • Capa exterior. Esta será la “cubierta” o “caparazón”. Cubrirá y protegerá a las otras dos capas. Debe ser tanto impermeable como transpirable

Chaqueta impermeable, tercera capa, North Face
Chaqueta impermeable, tercera capa, North Face

Características clave contra la humedad

Hay algunas características que es bueno buscar en la indumentaria que usaremos para realizar actividades relacionadas con el montañismo.

Por ejemplo, para los impermeables y chaquetas, es bueno elegirlos sin forro interior fijo (seremos nosotros quien decida incluir uno por debajo de esta última capa), que cubran las muñecas, preferiblemente ajustables con velcro. Esto evitará que la lluvia corra por tus brazos.

La capucha ajustable del impermeable, ya que esto ayudará a que tengas mejor protección, pero sin reducir la visibilidad. También debes verificar que el impermeable sea lo suficientemente largo para que cubra tu trasero. 

La compra de una buena chaqueta de montaña supone una buena inversión. Puedes encontrar modelos que van desde los 150 euros a más de 500 euros. Marcas como North Face tienen altos precios para sus prendas de más alta gama, de todas formas puedes encontrar modelos interesantes desde 210,57 (haz click aquí para ver).

consejos para hacer senderismo bajo la lluvia
consejos para hacer senderismo bajo la lluvia

Y llegó la lluvia

Si ves que ya las nubes están a punto de estallar en una lluvia intensa, no esperes a que la intensidad de lluvia sea elevada, protégete con las primeras gotas : ponte tu ropa impermeable de inmediato, así evitarás humedecer las capas más cercanas a la piel.

No levantes los brazos en plena lluvia, puede resultar una mala idea. En una lluvia abundante, subir los brazos equivaldrá a que el agua entre a tu cuerpo a través de los puños, mojando la ropa.

Si usas bastones especiales de trekking (puedes ver aquí un artículo en el que te ayudamos en su elección), puedes acortarlos para que la parte de las muñecas que se exponga a la lluvia sea menor.

¿Cómo evitar la sudoración bajo la lluvia?

Si las condiciones climáticas obligan, o se decide seguir con las actividades al aire libre a pesar de la lluvia, lo ideal es mantenerse lo más seco posible por debajo de la capa impermeable.

Para ello, es mejor reducir algo la cantidad de transpiración del cuerpo. ¿Cómo? Muy fácil, reduce la intensidad de la actividad y usa los cierres que pueda tener la ropa para que el calor que el cuerpo emite se pueda liberar.

También es importante que la ropa que usamos de base sea lo suficientemente absorbente como para eliminar la humedad producida por el sudor de la piel.  

Aquí se trata de evitar que las capas interiores se humedezcan con el sudor y el cuerpo se enfríe.

Un pequeño recurso al que se puede recurrir cuando se han mojado guantes y calcetines, es secarlos aprovechando el calor corporal: colócalos entre las capas mientras caminas, no enrollados sino extendidos. Así se secarán más fácilmente.

Tecnología contra la humedad

Existen variadas piezas en el mercado que están diseñadas especialmente para prevenir los embates de la lluvia y la humedad.

Estas pueden incluir orificios especiales para la ventilación, cortados a láser. También pueden contar con cierres o cremalleras en sitios como puños y axilas, para permitir que el calor y la humedad salgan con facilidad.

También existen telas que se han diseñado para repeler la humedad. Este tipo de textiles suelen tener una superficie “hidrofóbica” que repele el agua. La combinación de esta tela junto a telas de gran transpirabilidad crea piezas que ayudan a que la humedad salga del cuerpo sin humedecerlo y a la vez no permiten que la humedad exterior llegue al interior.

LEE TAMBIÉN: Paragüas para montañeros: los pros y contras de sus uso en montaña»


5 consejos para hacer senderismo bajo la lluvia


La lluvia es inevitable y te tocará caminar bajo la misma durante la práctica del senderismo. Es por ello que hay que estar preparado para que aparezca, y lo más importante, estar preparado para que no nos arruine los planes por completo.

La lluvia es un imprevisto no bien recibido, pero si se sabe manejar de forma correcta, puede convertir nuestro día de senderismo en una actividad más fresca, tranquila y rodeada de un ambiente diferente. Debemos verlo desde un punto de vista más positivo.

¡Qué un pronóstico nublado con probabilidad de lluvia no arruine los planes! Estos son algunos consejos para hacer senderismo bajo la lluvia:

1. Vestir ropa sin algodón y un calzado impermeable

Vestir ropa sin algodón y un calzado impermeable / Foto: Danka Peter
Vestir ropa sin algodón y un calzado impermeable / Foto: Danka Peter

La ropa de montaña que se empleará ese día lluvioso, debe ser una de las principales herramientas para hacer de la travesía algo cómoda y emocionante. La ropa que se use no debe ser de algodón. ¿La razón? El algodón no es capaz de eliminar el sudor de la piel, por lo que tarda bastante para secarse. Absorberá nuestro sudor. Es decir, en condiciones húmedas, como en plena lluvia, se enfriará al cuerpo y existe riesgo de hipotermia. Utilizaremos el sistema de las tres capas, tipos de tejidos y prendas estratificados, para una mejor funcionalidad.

Lo más aconsejable son piezas de poliéster, lana o nylon, para capas interiores. De preferencia, para una capa exterior, las chaquetas deben ser impermeables, resistentes al agua, pero sin olvidar la transpirabilidad de las mismas para evacuar el sudor. Hay que asegurarse de que las gotas de lluvia escurran sin ser absorbidas por el tejido. Existen tejidos impermeables como el gore-tex, aunque existe una gran tipología con mismas funciones, que proveen a las prendas de estas características que mencionamos.

Igualmente, el calzado debe ser impermeable, para mantener a los pies calientes y secos. Hay que recordar que si llueve, se pisaran muchos charcos, iremos por terreno húmedo. Sea cual sea el modelo escogido, las suelas deben ser profundas para pisar barro, rocas y troncos resbaladizos. Al igual que hemos mencionado para la chaqueta exterior, habrá que analizar que capa impermeable tienen nuestras botas: igualmente es importante la resistencia al agua, como la transpirabilidad para evacuar el sudor.

Un artículo dentro de nuestro equipo, como lo es un paragüas para montañeros, nos puede hacer amena una caminata bajo la lluvia.

2. Llevar ropa extra y repuesto en una mochila bien protegida contra la lluvia

La humedad del equipaje es uno de los mayores inconvenientes al hacer senderismo bajo la lluvia, por lo que hay que tomar las suficientes precauciones para mantenerlo seco del todo. Son muchas las mochilas impermeables en el mercado, pero hay que tener cuidado con que sus costuras estén selladas.

Para una mayor protección contra la lluvia, existen cubiertas o forros cubre mochilas— que nos mantendrá seco el equipo dentro de la mochila. Una opción —más de andar por casa— será meter el equipo dentro de bolsas de basura, que lo preserve de la humedad.

Lleva suficiente ropa de repuesto. Sobre todo en rutas de varios días. La ropa extra de por sí es un indispensable, y mucho más si se pronostica días de lluvia. Con algo de precaución se puede estar seco y caliente durante todo el recorrido, aún cuando llueva.

3. ¡Cuidado por donde se camina!

 ¡Cuidado por donde se camina! / Foto: Annie Spratt
¡Cuidado por donde se camina! / Foto: Annie Spratt

La lluvia no solo puede mojar la ropa, sino que convertirá algunos senderos en terrenos muy resbaladizos. En terrenos rocosos o por zonas arcillosas, las superficies resbaladizas pueden ser un gran fastidio para caminar y un problema también de seguridad. Por ello, se debe prestar mucha atención al caminar por terrenos mojados para minimizar riesgos de caída o accidente.

Parte fundamental de caminar bajo la lluvia es la de evitar cierto tipo de caminos, por ejemplo, se deben evitar senderos con rocas resbaladizas mientras llueve, así como cruzar riachuelos, puesto que existe el gran riesgo de pisar en falso y provocar una caída.

En estos terrenos resbaladizos puede ser de gran ayuda el uso de unos bastones de trekking.

4. Prevenir la hipotermia y la deshidratación

Con la humedad ambiente y en nuestro cuerpo aumenta el riesgo de sufrir hipotermia, por lo que hay que aprender a reconocer sus primeros síntomas, como lo son la confusión o los escalofríos. Para prevenirla se puede emplear ropa de lana o nylon, para conservar el calor y estar siempre seco. Si nos hemos mojado, hay que cambiarse de ropa lo más pronto posible.

Con respecto a la deshidratación, sí, es posible deshidratarse en plena lluvia. La razón es muy simple, a muchos se le olvida el beber agua en plena lluvia. Por lo que no debe pasar por desapercibido esto, aun en medio de un aguacero. Es necesario parar de vez en cuando y beber y comer.

5. Elegir el lugar indicado para acampar

Elegir el lugar indicado para acampar / Foto: Rishabh Pandoh
Elegir el lugar indicado para acampar / Foto: Rishabh Pandoh

Si lo que queremos es acampar después de nuestra jornada de actividad, debes analizar adecuadamente el lugar indicado para ello. Un terreno ideal sería uno alto y seco, evitando la humedad y el agua.

Evita lugares donde la lluvia puede canalizarse y acumularse. El terreno no puede ser muy blando, o excesivamente encharcable, ya que se llenará de agua con facilidad durante la lluvia.

Se deben evitar lugares en donde estén cerca ramas a punto de caerse, porque el viento puede hacerlas desprender. Y si se cree que habrá una tormenta, es mala idea ubicarse cerca de pendientes o de ríos.

Una vez escogido el sitio es fundamental mantener el interior de la tienda seco, esto puede ser más fácil colocando una lona adicional sobre la tienda. También hay que mantener el interior bien ventilado para evitar la condensación.

Una vez instalada la tienda es el momento de quitarse la ropa mojada y introducirla en una bolsa. La depositaremos fuera del habitáculo interior; no hay que introducir humedad en la tienda.

*Todos los precios de compra incluidos en este artículo están actualizados a fecha 17/10/2019.


LEE TAMBIÉN:


No Comments Yet

Comments are closed