La lluvia es inevitable y te tocará caminar bajo la misma durante la práctica del senderismo. Es por ello que hay que estar preparado para que aparezca, y lo más importante, estar preparado para que no nos arruine los planes por completo.

La lluvia es un imprevisto no bien recibido, pero si se sabe manejar de forma correcta, puede convertir nuestro día de senderismo en una actividad más fresca, tranquila y rodeada de un ambiente diferente. Debemos verlo desde un punto de vista más positivo.

¡Qué un pronóstico nublado con probabilidad de lluvia no arruine los planes! Estos son algunos consejos para hacer senderismo bajo la lluvia:

1. Vestir ropa sin algodón y un calzado impermeable

Vestir ropa sin algodón y un calzado impermeable / Foto: Danka Peter
Vestir ropa sin algodón y un calzado impermeable / Foto: Danka Peter

La ropa de montaña que se empleará ese día lluvioso, debe ser una de las principales herramientas para hacer de la travesía algo cómoda y emocionante. La ropa que se use no debe ser de algodón. ¿La razón? El algodón no es capaz de eliminar el sudor de la piel, por lo que tarda bastante para secarse. Absorberá nuestro sudor. Es decir, en condiciones húmedas, como en plena lluvia, se enfriará al cuerpo y existe riesgo de hipotermia. Utilizaremos el sistema de las tres capas, tipos de tejidos y prendas estratificados, para una mejor funcionalidad.

Lo más aconsejable son piezas de poliéster, lana o nylon, para capas interiores. De preferencia, para una capa exterior, las chaquetas deben ser impermeables, resistentes al agua, pero sin olvidar la transpirabilidad de las mismas para evacuar el sudor. Hay que asegurarse de que las gotas de lluvia escurran sin ser absorbidas por el tejido. Existen tejidos impermeables como el gore-tex, aunque existe una gran tipología con mismas funciones, que proveen a las prendas de estas características que mencionamos.

Igualmente, el calzado debe ser impermeable, para mantener a los pies calientes y secos. Hay que recordar que si llueve, se pisaran muchos charcos, iremos por terreno húmedo. Sea cual sea el modelo escogido, las suelas deben ser profundas para pisar barro, rocas y troncos resbaladizos. Al igual que hemos mencionado para la chaqueta exterior, habrá que analizar que capa impermeable tienen nuestras botas: igualmente es importante la resistencia al agua, como la transpirabilidad para evacuar el sudor.

Un artículo dentro de nuestro equipo, como lo es un paragüas para montañeros, nos puede hacer amena una caminata bajo la lluvia.

2. Llevar ropa extra y repuesto en una mochila bien protegida contra la lluvia

La humedad del equipaje es uno de los mayores inconvenientes al hacer senderismo bajo la lluvia, por lo que hay que tomar las suficientes precauciones para mantenerlo seco del todo. Son muchas las mochilas impermeables en el mercado, pero hay que tener cuidado con que sus costuras estén selladas.

Para una mayor protección contra la lluvia, existen cubiertas o forros —cubre mochilas— que nos mantendrá seco el equipo dentro de la mochila. Una opción —más de andar por casa— será meter el equipo dentro de bolsas de basura, que lo preserve de la humedad.

Lleva suficiente ropa de repuesto. Sobre todo en rutas de varios días. La ropa extra de por sí es un indispensable, y mucho más si se pronostica días de lluvia. Con algo de precaución se puede estar seco y caliente durante todo el recorrido, aún cuando llueva.

3. ¡Cuidado por donde se camina!

 ¡Cuidado por donde se camina! / Foto: Annie Spratt
¡Cuidado por donde se camina! / Foto: Annie Spratt

La lluvia no solo puede mojar la ropa, sino que convertirá algunos senderos en terrenos muy resbaladizos. En terrenos rocosos o por zonas arcillosas, las superficies resbaladizas pueden ser un gran fastidio para caminar y un problema también de seguridad. Por ello, se debe prestar mucha atención al caminar por terrenos mojados para minimizar riesgos de caída o accidente.

Parte fundamental de caminar bajo la lluvia es la de evitar cierto tipo de caminos, por ejemplo, se deben evitar senderos con rocas resbaladizas mientras llueve, así como cruzar riachuelos, puesto que existe el gran riesgo de pisar en falso y provocar una caída.

En estos terrenos resbaladizos puede ser de gran ayuda el uso de unos bastones de trekking.

4. Prevenir la hipotermia y la deshidratación

Con la humedad ambiente y en nuestro cuerpo aumenta el riesgo de sufrir hipotermia, por lo que hay que aprender a reconocer sus primeros síntomas, como lo son la confusión o los escalofríos. Para prevenirla se puede emplear ropa de lana o nylon, para conservar el calor y estar siempre seco. Si nos hemos mojado, hay que cambiarse de ropa lo más pronto posible.

Con respecto a la deshidratación, sí, es posible deshidratarse en plena lluvia. La razón es muy simple, a muchos se le olvida el beber agua en plena lluvia. Por lo que no debe pasar por desapercibido esto, aun en medio de un aguacero. Es necesario parar de vez en cuando y beber y comer.

5. Elegir el lugar indicado para acampar

Elegir el lugar indicado para acampar / Foto: Rishabh Pandoh
Elegir el lugar indicado para acampar / Foto: Rishabh Pandoh

Si lo que queremos es acampar después de nuestra jornada de actividad, debes analizar adecuadamente el lugar indicado para ello. Un terreno ideal sería uno alto y seco, evitando la humedad y el agua.

Evita lugares donde la lluvia puede canalizarse y acumularse. El terreno no puede ser muy blando, o excesivamente encharcable, ya que se llenará de agua con facilidad durante la lluvia.

Se deben evitar lugares en donde estén cerca ramas a punto de caerse, porque el viento puede hacerlas desprender. Y si se cree que habrá una tormenta, es mala idea ubicarse cerca de pendientes o de ríos.

Una vez escogido el sitio es fundamental mantener el interior de la tienda seco, esto puede ser más fácil colocando una lona adicional sobre la tienda. También hay que mantener el interior bien ventilado para evitar la condensación.

Una vez instalada la tienda es el momento de quitarse la ropa mojada y introducirla en una bolsa. La depositaremos fuera del habitáculo interior; no hay que introducir humedad en la tienda.

LEE TAMBIÉN: